miércoles, 14 de agosto de 2013

Gianna Jessen - Sobreviviente de un Aborto

8 de Septiembre de 2008 
Queen's Hall, Melbourne 

  Soy adoptada y mi madre y mi padre biológico tenían 17 años cuando, a los 7 meses y medio de
gestación, decidieron acudir a Planificación Familiar, que es el promotor de abortos más grande del mundo.
  Allí les aconsejaron que pusiera fin a su gestación sometiéndose a un aborto de solución salina. Esta solución se inyecta en el vientre de la madre, el bebé traga la solución, la cual le quema por dentro y por fuera. Entonces la madre da a luz un bebé muerto en las siguientes 24 horas.
  Pero la sorpresa y el shock de todos fue que no nací muerta, sino viva el 6 de Abril de 1977 en una clínica abortiva en el estado de los Ángeles. Lo fantástico de todo esto, lo más perfecto de mi nacimiento, es que el médico abortista todavía no empezaba su jornada, así que ni siquiera tuvo la oportunidad de seguir con su plan sobre mi, o sea la muerte.

  Se que me encuentro en este edificio del gobierno, que es muy bello, y a la vez amo su país como el mío. Pero se que en la época en la que vivimos no es nada políticamente correcto pronunciar el nombre de Jesucristo en lugares como este, mencionar su nombre en este tipo de reuniones, porque su nombre incomoda a la gente tremendamente. Pero yo no sobreviví para hacer que la gente se sienta cómoda. Sobreviví para agitar las cosas un poco. ¡Me lo paso bien haciéndolo!

  Y así fue que me entregaron viva, como ya mencioné, después de 18 horas. Debería ser ciega, debería estar quemada, debería estar muerta. Pero no lo estoy. ¿Saben cuál fue la mejor vindicación de todo esto? Que el médico abortista tuvo que firmar mi acta de nacimiento. Así que se quién es él. Y también se que si algún escéptico está escuchando, en mi historial clínico pone: "Nacida durante un aborto salino". Ellos no ganaron.
  He investigado sobre el hombre que practicó mi aborto y sus clínicas. Y son las cadenas de clínicas abortivas más grandes de los Estados Unidos. Y tienen unos ingresos brutos de 70 millones de dólares al año. Hace un tiempo leí un libro de él en el que decía: "He abortado más de un millón de bebés y lo considero mi pasión."

  Les digo estas cosas para que escuchen, damas y caballeros. Estamos en una interesante batalla, nos demos cuenta o no, en este mundo. Es una batalla entre la vida o la muerte. ¿De qué lado está tú?

  Así que una enfermera llamó a una ambulancia y me trasladaron a un Hospital, lo cual es realmente un milagro. Generalmente lo que se hacía en ese tiempo, y lo fue hasta el 2002 en mi país, era terminar la vida de un sobreviviente de aborto por medio de la estrangulación, por asfixia, abandonar al bebé para que este muera o tirar al bebé. Pero el 5 de Agosto de 2002, el Presidente Bush dictó la Ley de Protección a los Bebés nacidos vivos, para que eso ya no volviera a ocurrir.

 ¿Pueden ver? ¿Vemos la seriedad de esto? Quiero decirles que espero que me odien, para que cuando
llegue el día de mi muerte pueda sentir a Dios alrededor de mi y así entender cómo es sentirse odiado. A El lo odiaban, odiaban a Cristo. Y no es que tenga ganas de ser odiada, pero se que en este viaje que realizo ya lo soy,  porque declaro Vida. Yo sigo diciendo: "A mi no me ganaron. El Holocausto silencioso no pudo sobre mi." Y mi misión, damas y caballeros, entre muchas otras cosas, es esta: Confrontar a la Humanidad en un debate que hemos minimizado y dejado para vestir santos y decir esto es un problema. Hemos dejado a un lado nuestras emociones, nos estamos volviendo insensibles y duros. ¿Realmente queremos ser así? Cuánto están dispuestos a permitir y cuánto están dispuestos a arriesgar para hablar la verdad en amor, en justicia y permanecer o por lo menos estar dispuestos a ser odiados por eso. ¿O al final del día todo tienen que ser sobre ti? ¿O también sobre mi?

  Y así... después de eso me llevaron a un hogar temporal de acogida donde decidieron que yo no les caía muy bien y, como me gusta decir, no sé cómo no les pude caer bien desde el principio! ¿Qué les pasa a esta gente? Pero así fue... Pueden ver, me han odiado desde la concepción. Odiada por tantos... y querida por muchos más, pero especialmente por Dios. Soy su niña. No se metan con la niña de Dios, tengo escrito en mi frente que mejor te pones de mi lado porque mi Padre dirige el mundo.

  Pero después de que me llevaron a esa casa no tan buena, fui llevada a otra... un hermoso hogar. El hogar de los Penny. La señora Penny me dijo que en ese momento yo tenía 17 meses de edad, un peso de 1,700 kgr y un diagnóstico, en lo que considero un don, de parálisis cerebral, lo cual fue provocado por la falta de oxígeno a mi cerebro mientras trataba de sobrevivir.

  Ahora estoy obligada a decir esto: si el aborto trata nada más de los derechos de las mujeres, entonces, damas y caballeros, ¿cuáles fueron los mios? Les hablo a las feministas radicales que se ponen de pie y gritan sobre cómo mis derechos se violaron aquel día. De hecho, mi propia vida estaba siendo apagada en nombre de los Derechos de las Mujeres. Damas y caballeros, no tendría parálisis cerebral sino hubiera sobrevivido a todo esto. Así que cuando escucho el argumento repugnante de que debemos tener abortos porque el bebé podría salir discapacitado, el horror llena mi corazón. Damas y caballeros, hay cosas que solamente van a poder aprender a través de los débiles como nosotros. Y cuando apagan esas vidas, son ustedes los que pierden, porque el Señor cuida de ellos pero usted es el que va a sufrir para siempre. ¡Qué arrogancia, que absoluta arrogancia! Y ha sido un argumento usado por tanto tiempo en este lugar humano donde vivimos, donde los más fuertes deben dominar a los débiles, donde ellos determinan quienes viven y quienes mueren. ¡Que tremenda arrogancia! ¿No se dan cuenta que ya no podemos hacer latir nuestro propio corazón? ¿No se dan cuenta que con todo el poder que creen que tienen, en realidad no poseen tanto como creen? Es la Misericordia de Dios la que les sostiene, aún cuando lo odian.

  Así que miraron a mi querida señora Penny y le dijeron: "Gianna nunca será nada.", lo que siempre es alentador. Ella decidió no hacerles caso, trabajó conmigo tres veces al día y comencé a sostener la cabeza. Entonces dijeron: "Gianna nunca hará esto, nunca hará lo otro" y para hacer corta la historia, a los tres años ya caminaba con un andador y aparatos ortopédicos y hoy me puedo poner de pie aquí con una ligera cojera pero sin andador ni aparatos ortopédicos. Aveces me caigo con mucha elegancia y otras veces con muy poca, dependiendo de la situación, pero considero que todo es para la Gloria de Dios.

  Así que, damas y caballeros, definitivamente soy más débil que la mayoría de ustedes pero de eso trata mi mensaje. Pero que poco precio por poder abrir un camino por el mundo, como lo hago, ofreciendo esperanza. Y creo que en el poco entendimiento de como las cosas funcionan, no entendemos bien cuán hermoso puede ser el sufrimiento, no lo deseo voluntariamente, pero cuando viene olvidamos que Dios tiene el control y que El tiene la habilidad de tomar la cosa más desagradable y hacerla la más hermosa.

  Conocí a mi madre biológica. Perdoné a mi madre biológica. Yo soy cristiana. Ella es una mujer destrozada. Vino a un evento que celebré hace años. Se presentó sin anunciarse y me dijo: "Hola, soy tu madre." Fue un día muy difícil y sin embargo, mientras yo soportaba todo esto, probablemente pensarán que soy tonta, pero me sentaba y pensaba: "No te pertenezco, yo pertenezco a Cristo. Soy su niña y soy una princesa, así que no me importa lo que dices cuando sueltas toda tu ira y furia, eso no me pertenece, eso no me corresponde cargarlo, y no lo haré." Todo esto lo decía dentro de mí.

  Así que, damas y caballeros, tienen una oportunidad. Por un breve momento quisiera hablarle
directamente a los hombres en esta sala y hacer algo que nunca se hace. Hombres, ustedes han sido creados para hacer cosas grandes. Han sido creados para ponerse en pie y ser hombres. Han sido creados para defender a las mujeres y a los niños, no para quedarse a un lado, y volver la cabeza cuando los asesinatos ocurren y no hacer nada al respecto. No están aquí para usar a las mujeres y luego dejarnos solas. Están hechos para ser amables, grandes, fuertes e identificarse con algo, porque, caballeros, escúchenme, ya estoy muy cansada de hacer su trabajo. Mujeres, ustedes no fueron creadas para el abuso. Ni están hechas para sentarse y no reconocer su dignidad y valía. Fueron creadas para que se luche por ustedes... siempre. Entonces, ahora llegó su momento. ¿Qué tipo de persona van a ser? Confío que serán increíbles. Confío, señoras, que se pondrán a la altura de las circunstancias.

A los políticos que están escuchando, particularmente a los hombres, le diría esto: están hechos para la grandeza, dejen la política a un lado. Su trabajo es defender lo que es bueno y correcto. Por eso esta joven apasionada se para aquí y les dice: "Ahora es su momento". ¿Qué tipo de hombre quiero ser? ¿Un hombre apasionado con su propia gloria o un hombre obsesionado por la Gloria de Dios?
  Es el tiempo de permanecer en la victoria. Llegó su hora. Dios les escucha, Dios les acompañará. Tienen la oportunidad de glorificar y honrar a Dios en este año.

  Terminaré con esto: algunos de ustedes se pueden molestar porque sigo hablando de Dios y de Jesús, pero cómo se supone que puedo ir cojeando por el mundo y no dar todo mi corazón y toda mi mente y toda mi alma y mi esfuerzo al Cristo que me dio la vida. Así que, si crees que soy una tonta, eso es tan solo otra joya en mi corona. Mi única intención en vivir aquí es hacer sonreír a Dios. Espero que algo de esto tenga sentido, sólo salió de mi corazón.
  Que Dios les bendiga.






lunes, 5 de agosto de 2013

Los 10 Mandamientos

Éxodo 20:1-17
La Biblia



 1: No tendrás dioses ajenos delante de mí.
 2: No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.
 3: No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.
 4: Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.
 5: Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.
 6: No matarás.
 7: No cometerás adulterio.
 8: No hurtarás.
 9: No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.
 10: No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.