lunes, 23 de octubre de 2017

El Buen Pastor

"Una hermosa mañana de primavera, en un hermoso valle de delicados pastos, junto a un cristalino y refrescante riachuelo, se encontraban un pastor y su rebaño de alegres y juguetonas ovejitas..." 

 Así comienza la historia de Lanita, una ovejita que, ignorando las advertencias de sus buenos amigos, decide dejar el seguro rebaño para viajar a pastos distantes donde se encontrará con un singular personaje que no le traerá nada bueno.

 Te invito a disfrutar en familia de este hermoso musical.




martes, 18 de julio de 2017

Hasta lo último de la tierra


En mayo de 2017 se llevó a cabo la Primera Conferencia Misionera de IBBJR (Iglesia Bíblica Bautista Jesús es la Roca), en Santiago, Chile.

Seis pastores, de diferentes partes del país, fueron invitados a participar para hablar sobre la Gran Comisión que Cristo dejó a su Iglesia:

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones,
bautizándolos en el nombre del Padre,
y del Hijo, y del Espíritu Santo.
Mateo 28:19

Compartir nuestra fe no es una opción, es un mandato que cobra cada vez más urgencia en el mundo en el que estamos viviendo.

La mies a la verdad es mucha,
mas los obreros pocos
por tanto, rogad al Señor de la mies
que envíe obreros a su mies.
Lucas 10:2

Y tú, ¿qué estás haciendo por aquellos que aún no conocen a Cristo, por aquellos que van derecho a una eternidad sin Dios?

Hablamos acerca de la segunda venida de Cristo. 
La mitad del mundo no han escuchado 
acerca de su primera venida.
Oswald J. Smith

Pastores invitados:

1. Pastor Jaime Solano:

2. Pastor David Thompson:

3. Pastor Jomar Pinto:

4. Pastor Valtair de Oliveira:

5. Pastor Samuel Castillo:

6. Pastor Joel Solomon


viernes, 19 de mayo de 2017

Vasijas Rotas (Sublime Gracia) - Hillsong Worship


Música cristiana 


Mi alma estaba
Rota y herida
Pero Tu gracia
La restauró
Manos vacías
Que Tú llenaste
Soy libre en Ti
Soy libre en Ti


Sublime gracia del Señor
Que a un pecador salvó
Fui ciego mas
Hoy veo yo
Perdido y Él me halló
Ahora puedo ver
Puedo ver sus ojos de amor
Quebrantado fue
Para darnos Su salvación


Tú no me juzgas
Por mis fracasos
Tú me aceptas
Tal como soy
Toma mi vida
Como vasija
Para mostrar
Tu gloria en mí


Sublime gracia del Señor
Que a un pecador salvó
Fui ciego mas
Hoy veo yo
Perdido y Él me halló
Ahora puedo ver
Puedo ver Sus ojos de amor
Quebrantado fue
Para darnos Su salvación


Sublime gracia del Señor
Que a un pecador salvó
Fui ciego mas
Hoy veo yo
Perdido y Él me halló
Ahora puedo ver
Puedo ver Sus ojos de amor
Quebrantado fue
Para darnos Su salvación
Adicionar en la playlist




Ver video en YouTube:




martes, 25 de abril de 2017

La historia tras el himno "Estoy bien"

  Una forma de adorar a Dios es a través de nuestras alabanzas. Al cantar himnos cristianos, proclamamos verdades y nos llenamos de gozo, elevando nuestras voces al gran Creador. Pero me pregunto cuánto conocemos de quienes son los autores de estos hermosos versos, qué los llevó a escribir dichas estrofas, cuál fue su propósito o su inspiración.

  Hace unos domingos atrás, durante la alabanza, escuché sobre la historia del autor del conocido himno "Estoy bien", que personalmente he cantado muchas veces. Un hombre cuya vida, se dijo, era parecida a la de Job. Después de escuchar lo relatado y recapacitar, pude entender mejor el sentido de cada estrofa del himno y ahora puedo decir que nunca volveré a cantarlo de la misma manera.

Horatio Gates Spafford
  Esta es la historia.

  Horatio Gates Spafford nació el 20 de Octubre de 1828 en Troy, New York. Durante su vida fue un devoto presbiteriano, amigo cercano del evangelista Dwight L. Moody, y llegó a ser un exitoso abogado en la ciudad de Chicago.

  El 5 de Septiembre de 1861 contrajo matrimonio con Anna Larssen, con quien tuvo un hijo que falleció de escarlatina a la tierna edad de 4 años. Posteriormente tuvieron cuatro hijas.

  En octubre de 1871, Horatio fue uno de los cientos de ciudadanos afectados por el Gran incendio de Chicago, que lo llevó a la ruina económica.

  En 1873, Horatio decidió a viajar de vacaciones con su familia a Europa, sabiendo que su amigo D. L. Moody estaría predicando en Inglaterra ese otoño. Pero con el propósito de dejar solucionados algunos problemas de negocio, envió primero a su esposa y a sus cuatro hijas, Anna ("Annie") de 11 años, Margaret Lee ("Maggie") de 9 años, Elizabeth ("Bessie") de cinco y Tantea de dos años de edad. Anne y sus hijas abordaron el transatlántico SS Ville du Havre con rumbo a París. Pero a las primeras horas del 22 de noviembre de 1873, el SS Ville du Havre fue embestido por el buque inglés Loch Earn, hundiéndose en tan solo 12 minutos, llevando con sigo la vida de 226 pasajeros y tripulantes.

El hundimiento del SS Ville du Havre

  Anna fue recogida inconsciente, flotando en un tablón de madera, por la tripulación del Loch Earn. Nueve días después del naufragio, Anna llegó a Cardiff, capital de Gales, desde donde telegrafió a su marido:
"Saved alone. What shall I do..." Única salva. ¿Qué haré...?

  Un compañero sobreviviente, el pastor Weiss, recordó las palabras de Anna tras la tragedia:
"God gave me four daughters. Now they have been taken from me. Someday I will understand why" Dios me dio cuatro hijas. Ahora me las ha quitado. Algún día entenderé por qué.

Anna Spafford

  Horatio abandonó de inmediato Chicago para traer de vuelta a su esposa. Durante el cruce del Atlántico, el capitán del barco dijo a Horatio que, según sus cálculos, estaban pasando sobre el lugar exacto donde había ocurrido el naufragio que arrebató la vida de sus cuatro hijas. Se dice que en ese momento Horatio descendió a su camarote, y teniendo en mente las palabras de su esposa, escribió los versos del hermoso himno que conocemos.

  En una carta enviada a Rachel, la hermanastra de su esposa, Horatio escribió:
"On Thursday last we passed over the spot where she went down in mid-ocean, the water three miles deep. But I do not think of our dear ones there. They are safe, folded, the dear lambs, and there, before very long, shall we be too. In the meantime, thanks to God, we have an opportunity to serve and praise Him for His love and mercy to us and ours. I will praise Him while I have my being. May we each one arise, leave all, and follow Him." El jueves pasado pasamos sobre el lugar donde cayó en medio del océano, aguas de tres millas de profundidad. Pero no creo que nuestros seres queridos estén allí. Están seguros, doblados, los queridos corderos, y allí, antes de mucho tiempo, estaremos nosotros también. Mientras tanto, gracias a Dios, tenemos la oportunidad de servirle y alabarlo por su amor y misericordia para con nosotros y los nuestros. Yo lo alabaré mientras tenga mi ser. Cada uno de nosotros podemos surgir, dejarlo todo y seguirlo.

  Años más tarde, Horatio y Anna tuvieron tres hijos más, pero uno de ellos falleció durante su infancia.

  En 1881 la familia se trasladó a Jerusalén, donde ayudaron a fundar un grupo llamado el American Colony, cuyo objetivo era servir a los pobres.
  Horatio falleció en Jerusalén el 16 de Octubre de 1888, a la edad de 60 años.



When peace like a river attendeth my way,
When sorrows like sea-billows roll,
Whatever my lot, Thou has taught me to know;
It is well, it is well with my soul.


Tho' Satan should buffet, tho' trials should come,
Let this blest assurance control,
That Christ hath regarded my helpless estate,
And hath shed his own blood for my soul.


My sin - oh, the bliss of this glorious thought!
My sin - not in part but the whole,
Is nailed to His cross and I bear it no more;
Praise the Lord, praise the Lord, oh my soul.


And, Lord, haste the day when the faith shall be sight,
The clouds be rolled back as a scroll,
The trump shall resound, and the Lord shall descend
A song in the night, oh my soul!
De paz inundada mi senda ya esté
O cúbrala un mar de aflicción,
Mi suerte cualquiera que sea, diré:
Alcancé, alcancé, salvación.



Ya venga la prueba o me tiente Satán,
No amengua mi fe ni mi amor;
Pues Cristo comprende mis luchas, mi afán
Y su sangre obrará en mi favor.



Feliz yo me siento al saber que Jesús,
Libróme de yugo opresor,
Quitó mi pecado, clavólo en la cruz,
Gloria demos al buen Salvador.





La fe tornaráse en gran realidad
Al irse la niebla veloz,
Desciende Jesús con su gran Majestad,
¡Aleluya! Estoy bien con mi Dios.